viernes, 17 de julio de 2009

BONSÀI ( por Acodo)

El acodo se basa en la capacidad que tienen la mayoría de los árboles de producir raíces en zonas del tronco. En Bonsái se utiliza el acodo aéreo.

En el acodo aéreo acercamos la tierra hasta la zona del tronco que nos interesa que produzca raíces. La primera vez el maestro de Bonsái Kyuzo Murata lo utilizó con el abeto japonés, y el haya, y su método consistía en enrollar alambre por debajo de la zona deseada y, posteriormente, disponer musgo de fibra larga (esfagno) alrededor de esta zona, cerrando después el conjunto con plástico fuertemente atado. Al cabo de un tiempo, dependiendo de la rapidez de crecimiento del árbol, el alambre se clavaba en la corteza, estimulando de esta manera el nacimiento de raíces en la zona deseada. El principal inconveniente de este método es el tiempo que se necesita para la aparición de raíces, que oscila entre los dos y siete años, produce, además, un callo basal o abultamiento en la zona superior de las raíces, totalmente antiestético, que tiene que ser disimulado después.

El más utilizado hoy en día es el siguiente:

acod

En la zona inmediatamente inferior a donde se desean las raíces, pelamos un anillo de corteza de más o menos un centímetro de anchura, dependiendo del grosor de la zona a acodar; posteriormente se espolvorea la zona pelada con hormonas de enraizamiento y rodeamos con musgo de fibra larga como en el método anterior. Este procedimiento posee también el inconveniente de que no produce un engrosamiento natural, por lo que los Bonsái obtenidos con este método no tienen un buen Nebari.

acod

Hasta ahora, los acodos se vienen efectuando en mayo para España, noviembre para Argentina o en cualquier época en la que el árbol ha entrado en mitad de su brotación, esto es, primavera-verano. En este método, los acodos se realizan en diciembre-enero para España, junio-julio para Argentina, es decir, cuando el árbol está completamente dormido. Esto es un cambio tremendamente importante, puesto que se postulaba que si realizábamos el acodo cuando aún no han comenzado a brotar los árboles, se produciría un callo de cicatrización antes que el tronco emitiera raíces. Pero en este método, nunca han ocurrido, y entre los árboles experimentados se encuentran calibres de tronco muy gruesos, dobles troncos, e incluso pequeños múltiples troncos.

raicillas raicillas2 raicillas_maceta

En primer lugar, al final de otoño, comienzo de invierno, se sale al bosque, para recuperar algunos ejemplares. Se pueden encontrar todo tipo de material y, sea cual sea éste, elegimos siempre aquel con una buena disposición de ramas. No nos preocupamos de la base de raíces, puesto que con el acodo se puede conseguir un buen Nebari. Una vez recuperado el árbol, lo llevamos hasta casa y lo plantamos en un tiesto muy grande.

Cuando el árbol está plantado, lo podamos dé acuerdo con la futura conformación que se desee y alambramos las partes que lo necesiten.

El árbol no será acodado ese mismo año, acodaremos al año siguiente si ha brotado suficientemente y se encuentra sano y fuerte. En los meses de diciembre y enero se pela un anillo alrededor de la corteza, llegando hasta el cambium. Durante estos meses el árbol no absorbe agua desde las raíces, pero dentro del tronco posee una cierta cantidad de savia, que hay que dejar secar.

0 comentarios:

 
IR ARRIBA
Nos puedes seguir en