sábado, 25 de julio de 2009

BONSÁI por esqueje

Reproducción por esqueje

mace_esque mace_esque1
La reproducción por esqueje se basa en la capacidad de los vegetales de producir raíces en una parte separada del árbol madre. Al igual que ocurre con el acodo aéreo, el cambium emite primero un callo de cicatrización, para después producir un nuevo crecimiento de células, que en este caso, al estar enterradas y húmedas, son nuevas raíces. Hay muchas ventajas en cultivar material a partir de esqueje. En primer lugar, la mayoría de especies son aptas para reproducirse por este sistema en un período de tiempo razonablemente corto y con una coste prácticamente nulo. En la mayoría de los casos, los esquejes enraizados poseen las mismas características de la planta madre. Con este método creamos un sistema radicular fibroso y, como consecuencia de ello, estas plantas serán más fáciles de trasplantar y podar las raíces. La única desventaja es que, necesitaremos mucho tiempo para que tengamos un bonsái , aunque menos que con semillas.Es muy importante el momento en que los cortamos y plantamos, pero para los aficionados una diferencia de 15 días, no es desastrosa.

Hay varios tipos de esquejes, dependiendo de qué parte de la planta madre se corta .

Esquejes de leña blanda.

esqu

Estos son los esquejes que se cortan de la planta madre en primavera, los brotes jóvenes de ese año que aún están blandos y flexibles. De todos los tipos de esquejes de tallo, éstos son los que más rápidamente emiten raíces. Para mantenerlos húmedos hasta que saquen raíces colocaremos sobre la maceta una bolsa de plástico . Algunos cultivadores prefieren cortar las hojas por la mitad, pero otros argumentan que no debemos cortarlas para evitar que la humedad interior se escape por las zonas cortadas. Sí es beneficioso el calor en el suelo. De modo que si no tenéis algún calefactor de suelo, un buen sistema consiste en colocar la parte inferior de la maceta al sol, mientras que los esquejes y el borde de la maceta están en sombra. Generalmente las nuevas raíces salen en unas cuatro-cinco semanas. La longitud de los mismos varía generalmente de 7 a 12 cm. Es importante que los esquejes tengan por lo menos dos nódulos (yemas o axilas de hoja) y si una de las yemas está muy cerca de la zona de corte inferior, más pronto enraizará. Para plantarlos, arrancaremos las hojas de la parte que vaya a quedar enterrada (generalmente la mitad del esqueje) y los plantaremos muy juntos, para favorecer que la humedad se conserve. Preferiblemente, los plantaremos a medida que los vayamos cortando, pues se ha descubierto que cuanto más tiempo esté expuesta al aire la zona cortada, menos son las probabilidades de enraizado. Si vamos a cortar una buena cantidad, es un buen sistema ir sumergiendo en agua hasta que se realice la plantación. El sustrato puede ser , una mezcla de arena de río y turba, pero siempre procuraremos proporcionarles suficiente drenaje como para que no se pudra la zona cortada y enterrada. Regaremos y colocaremos a la sombra.

Esqueje de leña semi dura.

Estos esquejes se cortan en verano y son más duros que los de leña blanda. Son los adecuados para reproducir azaleas, cotoneasters, piracantas, jazmines, cítricos, olivos e higueras. Generalmente tienen de 7 a 15 cm de longitud y el procedimiento es similar al de los de leña blanda, quitando las hojas de la mitad inferior, pero aquí sí es recomendable cortar las hojas por la mitad en aquellas especies de hoja grande. Los esquejes semiduros se cortan de la planta madre con un corte en bisel o en doble bisel, lo que significa que dependiendo de qué corte hagamos en la parte inferior tendremos que plantarlos inclinados o no, de forma que la zona expuesta de cambium siempre quede en horizontal. Al igual que los anteriores, el calor en el suelo estimula el enraizamiento y debemos proveer algún sistema humidificador aunque en este caso, debido a la mayor reserva de humedad de los tallos, una simple bolsa de plástico cumplirá bien esta función. Es importante asegurarnos de que el sustrato sujeta firmemente a los esquejes, de manera que no se muevan con el riego y también aseguraremos un buen drenaje, para que el agua no se estanque bajo la zona cortada, impidiendo el enraizado. El sustrato puede ser arena, arena con turba, o cualquier mezcla suficientemente porosa.

Esqueje de leña dura.

le

Este tipo de esqueje tarda más que los anteriores en emitir raíces, pero es menos sensible a enfermedades o problemas por el nivel de humedad, de modo que ni siquiera necesitamos un sistema humidificador. Es el tipo más usado en Bonsái, pues el tallo enraizado ya tendrá un cierto calibre de tronco, acortando el tiempo de cultivo para conseguir una planta interesante. Se pueden cortar de la planta madre en otoño o al final del invierno (depende del clima en el que viváis), cuando la leña ha madurado totalmente y tienen ya acumuladas suficientes reservas, y puede tratarse de leña de uno o dos años. La longitud de los esquejes suele ser de 10 a 45 cm y un diámetro de 0,5 a 5 cm, asegurándonos de que la parte inferior se corta justo por debajo de una yema y la superior un poco por debajo de otra, dejando en medio por lo menos dos yemas.

esque1

Existen varias formas de cortar los esquejes de leña dura: la más común es el corte en bisel, en el que plantaremos el esqueje inclinado; el doble bisel, en el que el esqueje se planta casi recto; el de talón, en el que se conserva en la parte inferior algo de leña vieja y el esqueje de cuña, en el que se hacen una o varias incisiones en la base del esqueje, que se separan después con piedrecitas. Este último es el que asegura una mayor zona de cambium expuesta y también el que produce un mayor engrosamiento de la base. En éste (que ya se practicaba en la antigua China) envolveremos alrededor de la base una pelota de arcilla húmeda, que favorecerá el enraizado al mantener ligeramente más húmedo el corte. Los esquejes de coníferas tardan mucho en enraizar, de modo que sí será necesario proveerlos de algún sistema humificador. Si colocamos un poco de arena en la base del agujero donde vayamos a insertar los esquejes, favoreceremos el que las raíces puedan crecer más rápidamente. Si vuestros inviernos son muy fríos, podéis cortar los esquejes en otoño y guardarlos hasta primavera enterrándolos por capas en una caja cerrada con arena húmeda. Durante el invierno, es probable que el callo que precede a las raíces esté ya formado, con lo que el enraizado en primavera será relativamente temprano. Controlad, de todas formas, que la parte superior no empiece a crecer antes de sacar raíces; si esto ocurriera, colocad la caja en algún lugar más frío o plantad los esquejes aunque no sea primavera. Si los inviernos son suaves, plantad los esquejes directamente en otoño, procurando que los esquejes no se hielen, dotándolos de alguna protección simple, como un techado de cañizo por encima o similar.

0 comentarios:

 
IR ARRIBA
Nos puedes seguir en