viernes, 28 de agosto de 2009

BONSÁI ( Trasplante)

Las raíces de todos los árboles crecen para encontrar el agua y los nutrientes que le son tan necesarios para la vida. Así pues, cuando un árbol crece en una maceta, las raíces van creciendo hasta ocupar la totalidad del espacio limitado. Al mismo tiempo la tierra se va desgastando y pierde la facultad de proporcionar los nutrientes que el árbol necesita. Si levantamos el árbol de la maceta veremos que las raíces forman un ovillo espeso y enredado. Este será pues el momento de trasplantar si deseamos mantener la salud del árbol, o bien deberemos plantarlo en una maceta mayor o en el suelo.
herramientas trasplante Son sólo las raíces más jóvenes y finas las que trabajan para alimentar al árbol y éstas, al igual que las ramas, se activan y estimulan mediante la poda.

Un árbol en una maceta no necesita de raíces gruesas para proporcionarle estabilidad, tal y como las necesitan los árboles creciendo en el suelo, y cuando se podan estas raíces, el árbol reacciona emitiendo gran cantidad de raíces jóvenes y finas.
Los resultados pueden observarse en la copa, con un crecimiento sano y vigoroso. En vez de una maceta llena de raíces viejas y poco útiles, las renovamos con raíces que son muy útiles y necesarias para el árbol.
 UTENSILIOS PARA TRASPLANTE
Así, la poda de raíces es necesaria en los Bonsái, y tal como cada año que pasa éstos adquieren las características de vejez que buscamos, simultáneamente les proporcionamos un sistema de raíces jóvenes que convierten a los Bonsái en el ser vivo más cercano a la inmortalidad.
Además, con la poda de raíces tenemos la oportunidad de estudiar el cepellón en busca de alguna raíz podrida o enferma.
Otra razón que hace necesario el trasplante es que mientras más llena de raíces va quedando la maceta, la porosidad de la tierra disminuye y, consecuentemente, también la circulación de aire y agua, con lo que nuestro Bonsái no podrá vivir sano mucho tiempo más.
El trasplantado es una operación que nos veremos obligados a efectuar muchas veces a lo largo de la vida de un Bonsái.
FRECUENCIA DE LOS TRASPLANTES
La periodicidad de los trasplantes varía según la especie y la edad.
Si lo que queremos es ensanchar el tronco de una plantas joven el trasplante de debe hacer todos los años.
Sí , en cambio, solo queremos mantener la planta vieja, los trasplantes se harán de cada tres o cuatro años.
Por lo general, los árboles de hoja perenne, tienen menos necesidad de trasplante frecuente que los de hoja caduca, que producen más materia orgánica y renuevan su follaje más a menudo.
CUIDADOS DESPUES DE UN TRASPLANTE
Un árbol que acaba de ser trasplantado es como una persona recién operada.
La planta ha sufrido con la puesta al descubierto de sus raíces, incluso la poda de parte de ellas.
Para que poco a poco se vaya recuperando es necesario disponer de un lugar protegido del sol y aireado, pero resguardado del viento.
Debemos evitar que las raíces se sequen, pero también el regarlas demasiado, ya que al haber perdido parte de su cepellón este absorbe menor cantidad de agua.
También es más vulnerable a los parásitos ,hasta que las heridas hechas a las raíces cicatricen.
Debemos tener nuestro ejemplar separado del resto hasta que supere el trasplante.
Jamás debemos abonar un árbol recién trasplantado. Esperaremos hasta que este se recupere, aunque no debemos preocuparnos por el tema ya que al tener tierra nueva, esta dispone de todos los nutrientes que necesita en estos momentos.
A la mayoría de los árboles no les gusta ser molestados en su medio habitual de crecimiento. Por esta razón, procuraremos trasplantar sólo cuando sea imperativa la necesidad de hacerlo.

Por supuesto, si el árbol tiene algún problema de crecimiento radicular, tal como podredumbre de raíces, debemos trasplantarlo inmediatamente.
Algunos árboles, sin embargo, pueden necesitar de un trasplantado más frecuente, bien sea por su rapidez natural de crecimiento, o bien porque estemos forzándolo a crecer mediante un programa intensivo de abonado. El sauce, por ejemplo, puede necesitar un cambio de suelo, incluso dos veces al año.
Trataremos en profundidad el trasplante de mantenimiento.
En el trasplante de mantenimiento, el objetivo a conseguir es el de proveer a nuestro Bonsái de un suelo nuevo, poroso y rico en sustancias nutritivas.
Una vez formada la copa y el cepellón, un Bonsái puede agotar la tierra de su maceta en dos años; los cientos de hojas de su parte aérea están demandando alimento y agua a las raíces continuamente, por lo que éstas crecen muy rápidamente.
Por eso, en un Bonsái adulto, la fecha de trasplante es importantísima; ya no basta con efectuarlo a principio de primavera en general, sino que debemos hacerlo al comienzo de la primavera para ese árbol en concreto.
La señal para el trasplante nos la dan las yemas: si comienzan a hincharse y cambiar de color hacia el verde o rojo, es el momento; si ya tiene un par de hojas, aunque no estén desarrolladas plenamente, es demasiado tarde.
Si trasplantamos muy tarde, las raíces (algunas cortadas, y otras estresadas por él cambio de medio no serán capaces de proveer de agua tan rápidamente como es necesario a las hojas, con lo que el árbol puede deshidratarse e incluso morir.
Si trasplantamos demasiado pronto, una helada tardía puede dañar seriamente a la planta. El corte de raíces ya no es ahora tan importante, por lo que éste se limita a un saneamiento de las raíces en general, quitando las más gruesas, las podridas, las enredadas, etc., pero sólo cortaremos las puntas de las mismas, hasta un tercio del cepellón original. Los dos tercios restantes se limpiarán de tierra, y cuidadosamente iremos rellenándolos de tierra y esparciéndolos alrededor de la maceta. No debe quedar ninguna raíz en contacto directo con el aire, y por ello nos ayudaremos de un palillo para ir introduciendo tierra nueva en el cepellón.
La mezcla de tierra también es muy importante de manera que el drenaje sea perfecto. Cuando una vez trasplantado él árbol lo reguemos, el agua debe absorberse rápidamente.
 rectangular oval
Esta es una pequeña exposición de los tipos de  bandejas que se usan normalmente para la colocación del bonsái.

martes, 25 de agosto de 2009

BONSÁI Galería( acebuche en formación)

Presento dos vistas de un olivo (acebuche silvestre) en maceta.
olivo prebonsai prebonsai olivo
Recuperado de la montaña, en la que solo se apreciaba un pequeño tocón sin apenas alguna hoja y semi-enterrado junto a un muro de piedras.
Tiene la hoja muy pequeña y no dará fruto, si no le creo  un injerto.
Lleva tres años en la misma maceta.
Como toque final os presento un olivo comprado tal como se puede apreciar.
El año pasado se llenó de flores y tuvo alguna que otra aceituna.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

domingo, 23 de agosto de 2009

BONSÁI Galería (Olivo)

Olea europaea
Pre bonsái de invernadero año 2002
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Al día de hoy todavía estoy trabajándole   el jin
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

BONSÁI Galeria (Higuera)

Ficus Carica
En esta entrada solo presento el bonsái  ya que es de compra:
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

sábado, 22 de agosto de 2009

BONSÁI Galería (Acebo)

cotoneaster nebrodensis

Estas  dos imágenes son del Acebo cuando se encontraba en periodo de formación.
Recuperado de la naturaleza en febrero de 1995.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA         OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Esta otra imagen pertenece a su emplazamiento definitivo:
OLYMPUS DIGITAL CAMERA         Con una altura de 15 cm. desde la base del tronco.
Como se puede apreciar parte de las raíces quedan al aire, imitando el estilo Ishitzuki-sekijoju
(Plantación sobre una roca a la que envuelven las raíces)

viernes, 14 de agosto de 2009

BONSÁI Galería (Granado)

Granado (Púnica granatum de 12 años)

1 2

3 4

Cultivado en maceta hasta Febrero de este año 2009 y lo trasplanté a su

lugar definitivo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Esta foto fué tomada cuando tenía 2 años plantado en maceta junto a otro

más pequeño que se secó poco después. Ignoro las causas.

domingo, 9 de agosto de 2009

BONSÁI(Enfermedades y plagas)

INTRODUCCION

El bonsái como ser vivo que es, no está al margen de las circunstancias medioambientales de su entorno.Este condicionamiento real no actúa en proporción al tamaño de nuestro bonsái.Pero las plagas y enfermedades si que se manifiestan a escala natural , poniendo en peligro la salud de nuestros árboles.

MEDIDAS PREVENTIVAS

Debemos situar el bonsái a media altura, nunca en el suelo, para evitar la curiosidad de algún animal.

Colocaremos la maceta sobre una superficie plana para dejar un espacio de ventilación por los agujeros de drenaje.

Limpiaremos las malas hierbas que crezcan alrededor de nuestros árboles, también las que nazcan sobre la propia tierra de nuestro bonsái, ya que ésta le roba nutrientes y elimina de forma considerable el drenaje.Eliminaremos también las hojas secas , porque su descomposición hace que los insectos y los hongos encuentren un hogar para hacer de las suyas.

Desinfectar las herramientas después de utilizarlas y curar las heridas de poda con pasta selladora.

El abono tiene un gran papel, ya que no debe faltarle durante todo el periodo vegetativo.

Debemos tener cuidado con la tierra que recogemos de la naturaleza y aplicarle una desinfección a fondo.

El agua de riego debe de ser de buena calidad.

ENFERMEDADES FISIOLOGICAS

Es el caso más frecuente de la muerte de las plantas cultivadas en maceta.Un suelo demasiado húmedo, un largo periodo de lluvias o un exceso de riego, puede asfixiar a nuestras plantas.

La falta de agua presenta los mismos síntomas en un primer momento ya que parte de la raíz se ha secado.Si se riega a tiempo la planta vuelve a recuperarse, pero si no es así las hojas se secan y ya no hay nada que hacer.

La falta o el exceso de abono conlleva desequilibrios de alimentación y se traduce en fallos en el crecimiento.

Un exceso de sol causa verdaderas quemaduras a las hojas. Si una planta que necesita sol la tenemos mucho tiempo a la sombra se marchita y se alarga anormalmente.

PARASITOS

El pulgón-Son los insectos más conocidos.En un principio aparecen aislados y con alas, lo que les hace fácil trasladarse de una planta a otra y formar colonias que se multiplican sin alas.Se instalan en la parte tierna de las ramas ,los tallos y las hojas, donde se alimentan de su savia.

El primer síntoma que nos puede dar la alarma es la presencia de hormigas, que viven como recolectoras succionando una secreción dulce que producen los pulgones.

Se combaten fácilmente con un insecticida habitual, pero lo más eficaz es un insecticida sistémico.

La araña roja-Después de los pulgones, la araña roja es un de los parásitos más conocidos.Son minúsculas arañas que viven en colonias , en el reverso de la hoja y tallos tiernos.Se reproducen cuando la planta tiene falta de humedad y dejan las hojas de un color grisáceo.La forma preventiva es pulverizar las hojas y mantener la planta en un ambiente húmedo.

Conviene utilizar un acaricida o un producto compuesto de insecticida y acaricida .Debe repetirse varias veces la aplicación ya que a partir de unos pocos adultos se reproducen rápidamente.

La cochinilla-Son la tercera plaga de las plantas.Se trata de insectos que viven debajo de sus caparazones, pegadas a las hojas y los troncos. La lucha para combatirlas es un y plagas poco complicada, ya que al estar protegida por su caparazón es insensible a insecticidas normales. Los productos sistémicos deben de ir acompañados de un insecticida aceitoso que forma una película tóxica, asfixiando a la cochinilla debajo del caparazón.

La mosca blanca- Aunque infrecuente, sus ataques son muy difíciles de detener.Son pequeñas moscas blancas, que se ponen debajo de las hojas. Los insecticidas sistémicos permiten combatirlas preventivamente, pero cuando el ataque es fuerte, es preciso pulverizar el follaje donde se sitúan las larvas.

El gorgojo-Posee un espolón y carcome el contorno de las hojas, realizando un corte redondeado.Sus larvas se desarrollan en el suelo y atacan a las raíces. Cuando la planta se marchita ya es demasiado tarde.Los insecticidas a base de lindano son bastante eficaces para acabar con los parásitos.

No hay que abusar de los productos químicos, ni olvidar que la salud de la planta es la primera medida preventiva contra todo ataque parasitario.

 
IR ARRIBA
Nos puedes seguir en